Historia u origen del charro mexicano
Mural réplica de Diego Rivera, se encuentra  sobre la calle Juárez casi esquina con Matamoros en el centro de San Pedro Tlaquepaque, Guadalajara

Historia u origen del charro mexicano

Etimología negativa. Fuente: Profesor en línea.

Originalmente, con la palabra charro se identifica al oriundo de Salamanca (Castilla y León, en España), de ahí pasó a México, donde se ha hecho sinónimo de jinete.

Relacionada con ellos y a la vez derivada de los adornos militares de gala conocidos como charreteras, la vestimenta típica de los hombres de Salamanca es el traje de Charro.

En cuanto al significado etimológico de “rústico” que se le da a la palabra "charro", quizás provenga del vascuence "Txar" palabra que significa campesino y a que en el vasco actual se usa también para denominar a alguien “malo, dispuesto a actuar mal”.

En algunos países de habla hispana llaman, equivocadamente, "charro" también al mariachi. En realidad, este último es el músico más representativo de México mientras que el charro es el jinete tradicional.

Hoy en día, el charro es un icono de la mexicanidad y practica la charrería que está considerada como el deporte nacional en México, aunque el fútbol y otras actividades sean mucho más populares que ésta.

Es el típico hombre "de a caballo" como son el huaso chileno, el llanero venezolano, el gaucho uruguayo y argentino o el chalán peruano.

Ligado al caballo

Con los conquistadores españoles los caballos fueron reintroducidos al continente americano después de miles de años desde su extinción. Estos animales, las armas de fuego y las enfermedades del Viejo Mundo permitieron una conquista relativamente rápida.

En el Virreinato de la Nueva España a los indígenas les estaba prohibido montar o poseer caballos (con excepción de los tlaxcaltecas nobles).

Para las labores de ganadería, sin embargo, era necesario emplear vaqueros preferentemente mestizos y en pocos casos indígenas; entre las condiciones para otorgarles permisos para montar estaban el ser empleados en una hacienda, utilizar sillas distintas a las militares y vestir con cuero o gamuza por lo que a estos vaqueros se les llamaba "cuerudos".

Con el tiempo, tanto los hacendados como sus empleados conformaron, primero en el Altiplano Mexicano y después en casi todo el país, un estilo hípico nuevo adaptado a las características de un territorio que alterna valles con sierras, barrancos y cañadas.

Charrería mexicana, por siempre y desde siempre.

Después de la independencia proliferaron los hombres "de a caballo" propietarios de pequeñas granjas y arrendadores independientes que por su condición de mestizos con rasgos mulatos o indígenas eran conocidos como “chinacos” mientras que a los empleados de las haciendas se les llamaba simplemente "caporales" y” vaqueros".

Nace el "Cuerpo de rurales"

Los hacendados y rancheros ricos gustaban de los trajes bordados al estilo de los charros de

Salamanca, España, mismos que fueron modificados hasta constituir un atuendo completamente distinto.

El general Ignacio Zaragoza en 1861, durante el gobierno de Benito Juárez, crea el primer "Cuerpo de Rurales", que eran tanto auxiliares del ejército como encargados de perseguir asaltantes de caminos y poblados rurales.

Durante el período de Porfirio Díaz se caracterizaron por garantizar la seguridad y también por sus abusos. Eran jinetes muy experimentados y estaban uniformados con trajes de charro de color gris y sombrero.

Para mediados del siglo XIX, los "de a caballo" en México se enfrentaron en la Guerra de Reforma: los charros de abolengo se acercaron al "Príncipe extranjero" Maximiliano de Habsburgo quien buscaba rodearse de ellos para integrarse a México y a sus tradiciones, incluso se le atribuye la modificación al pantalón de charro.

Por otra parte, los Plateados, que eran rancheros acaudalados pero liberales y los “chinacos”, peleaban por la República.

El "padre" de la charrería

El marqués de Guadalupe Carlos Rincón Gallardo es considerado el padre de la charrería y es antepasado de muchos charros notables y jugadores de polo.

Se dice que la charrería organizada se originó en los estados de Jalisco, México y sobre todo Hidalgo.

La silla de montar mexicana, no obstante el hecho de que es relativamente pesada comparada con otras, es muy cómoda tanto para el caballo como para el jinete y básicamente se conforma por un "fuste" o esqueleto de madera, cuerajes y estribos entre otros accesorios.

En lo que se refiere a los arreos y avíos el charro (o vaquero) mexicano, estos fueron imitados por el cowboy estadounidense, luego de la colonización del territorio mexicano perdido a manos de los norteamericanos. De hecho la silla de montar tejana está basada en la mexicana.

Durante la Revolución Mexicana el caballo criollo mexicano prácticamente desapareció, debido a su excesivo uso durante el combate. Así que los caballos más utilizados para la charrería son el Cuarto de Milla, de origen norteamericano y el Caballo Azteca que es una raza reciente.

El Caballo Charro debe ser de mediana alzada, muy fuerte, de temperamento noble y veloz.

La "reata" o soga de lazar es indispensable para la charrería así como las espuelas y las chaparreras.

El prestigio del charro

No hay que confundir al charro con el campesino mexicano humilde o peón de hacienda, si bien ambos usaron sombrero ancho durante mucho tiempo. El charro, al ser terrateniente o empleado de confianza de éste (dueño de la tierra), tenía generalmente un estatus social "superior" al de los otros campesinos.

Con excepciones notables, como la del mismísimo caudillo revolucionario Emiliano Zapata o Benjamín Argumedo, el charro, a pesar del posible origen etimológico negativo de la palabra, es en muchos casos conservador y con frecuencia reaccionario.

Por eso, en el sindicalismo mexicano se le llama "líder charro" a aquel que representa los intereses del patrón y no de los agremiados. (Una curiosa paradoja es el caso del Jorge Negrete quien en el cine representaba al charro, pero como sindicalista fue notable por su honestidad y por las conquistas laborales que logró en su tiempo.)

Los vaqueros arrendadores, pastores y arrieros no eran considerados necesariamente charros, pero aspiraban a serlo. De manera bastante similar al feudalismo medieval, en las haciendas mexicanas, los charros tenían un prestigio caballeresco.

El discurso oficial de las primeras décadas del siglo XX estableció al charro como arquetipo del mexicano al lado de la china poblana.

Pedro Infante, charro cenematogtráfico.  Según algunos, el más grande.

No obstante el origen clasista del charro mexicano, en la actualidad, en los equipos que practican la charrería, se conjugan participantes de todas las clases sociales.

Charro y china poblana.

En las zonas rurales, la posición social del charro ha sido emblemática, aunque desde hace varias décadas, con la influencia globalizadora y de la "modernidad", han cambiado mucho las cosas.

El fenotipo más común en el charro es el del criollo y el mestizo con facciones predominantemente ibéricas, esto también varía de acuerdo a la región: en Jalisco hay charros de pelo claro; en la costa del golfo los hay con rasgos mulatos y en el sur se ve más el tipo mestizo cercano al indígena. Curiosamente, una buena parte de los descendientes de inmigrantes libaneses se ha integrado al ambiente de la charrería.

Una actividad organizada

Existen en Estados Unidos asociaciones de Charros, tanto aficionados como profesionales, debido a la enorme población de origen mexicano en ese país.

En el México actual la palabra “lana” es sinónimo de dinero, probablemente este término venga de ésa época, en la que el uso de esta fibra era distintivo de las clases dominantes en el campo. Otro caso similar es el del imperativo "pícale" (con las espuelas al caballo) como sinónimo de "corre" o "apúrate". Este "pícale" también ha derivado en "ándale" con la misma función.

En el cine, el charro ha sido tema tan recurrente como el "cow-boy". Algunos de los charros cinematográficos han sido:

Pedro Infante, Luis Aguilar, Tito Guizar entre otros.

Una Reina de los charros.

Jorge Negrete es para muchos dentro del medio de la charrería el mejor representante del Charro Mexicano en el cine. Otro charro del espectáculo notable por sus brillantes espectáculos ecuestres ha sido Antonio Aguilar.

El Charro cancionero y bailador del cine mexicano no es tan ficticio como sus críticos pretenden, ya que antes de la era de los medios masivos de comunicación, la gente del campo se entretenía haciendo música y bailes, esto es la fuente del folclore.

En México la cultura de la fiesta y de la convivencia hicieron del charro un personaje alegre, un tanto fanfarrón y un ente completamente social a diferencia del vaquero estadounidense.

En muchas mujeres de hispanoamérica aún produce suspiros el gaucho, el rejoneador o el charro, tal vez por que en el inconsciente colectivo representan la virilidad. Debido a la rudeza de su práctica, a estos personajes también se les relaciona con el macho, esto es más bien un prejuicio asociado al "típico hombre latino", pero el lastre del machismo no es exclusivo de los latinoamericanos ni de los jinetes, ni de una cultura en particular.

Aún cuando México se caracteriza por su riqueza y variedad folclórica, la imagen del Charro identifica a México debido a que su uso no ha estado limitado a una sola región y a que representa el mestizaje mismo que se considera la base de la identidad mexicana.

Una escaramuza charra.

Las Asociaciones de Charros, a la manera provinciana y tradicional, cada año eligen una "Reina de los Charros", seleccionada entre las jóvenes  pertenecientes a una asociación o a una región que comprenda varias asociaciones. Su función es social y son las encargadas de inaugurar temporadas o festejos.

En un contexto con cada vez más equidad de género, la amazona es una deportista activa en el medio de la Charrería y su principal disciplina es la "escaramuza charra". Para esta se utiliza una montura llamada albarda charra. Hay mujeres que practican otras suertes también muy intrépidas y espectaculares.

Eres el visitante No.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Buscador de la Página

Búsqueda personalizada

Gracias por tu visita y regresa pronto

Ésta página es atendida por:
[joseacontreras.net] [miaulavirtual.com]
Copyright © 2001 Reservados todos los derechos.
Revisado: